Historia de L.A. Firpo

El Club Sociedad Deportiva Luis Ángel Firpo es un equipo salvadoreño de fútbol de la ciudad de Usulután, El Salvador. Fue fundado oficialmente el 21 de septiembre de 1923, llamándose 4 días antes Tecún Umán, haciendo referencia al guerrero maya del mismo nombre. Pocos días después, el 21 de septiembre de 1923, sufriría el cambio de nombre al actual, LUIS ÁNGEL FIRPO.


Su estadio, el Estadio Sergio Torres Rivera es una excepción en el fútbol de El Salvador, ya que Firpo es el único Club en la Liga mayor que cuenta con estadio propio. El mismo data de 1925 y está ubicado en el barrio La Parroquia, Usulután.

En el año 1988 obtuvo su primer título nacional, iniciando así más de una década de títulos y finales consecutivas. Actualmente posee 10 títulos de Liga, 4 títulos de Copa y 3 títulos de Campeón de Oriente.



FUNDACIÓN DEL CLUB

El 17 de septiembre de 1923, un grupo de usulutecos, la mayoría de origen europeo y amantes del fútbol, decidió formar un equipo de balompié con el cual identificarse. Reunidos en el Colegio Usuluteco, los 72 presentes, dirigidos por el primer presidente de la recién nacida institución, Gustavo Denys, eligieron el blanco y el rojo como los colores del equipo, y cuatro días después decidieron llamarlo Club Deportivo Luis Ángel Firpo, en honor al boxeador argentino.


Luis Ángel Firpo "El Toro Salvaje de las Pampas" había peleado en un sonado combate pugilístico contra el campeón estadounidense, el neoyorquino Jack Dempsey, el 14 de septiembre de 1923, en el legendario Polo Grounds de la Gran Manzana en un combate rápido y brutal que se ha llamado a menudo la  pelea por la corona mundial más emocionante que jamas se halla visto. Fue un combate para la historia: Dempsey mandó a la lona al argentino siete veces en el primer round, pero el gaucho siempre regresó al duelo, Firpo arremetió contra el campeón registrando nueve golpes consecutivos, terminando su ataque con un izquierdazo de escándalo que envió a Dempsey fuera del cuadrilátero. Dempsey retuvo su corona de campeón mundial, pero Firpo regresó a la Argentina convertido en el héroe de todos los latinoamericanos. 


Si bien originalmente el club fue llamado Tecún Umán, cuatro días más tarde pasó a ser Club Deportivo Luis Ángel Firpo. El cambio se debió a la gran popularidad del boxeador argentino Luis Ángel Firpo "El Toro Salvaje de las Pampas" después de la famosa pelea contra Jack "El Gato" Dempsey, el campeón mundial peso completo, el 14 de septiembre de 1923 en Nueva York. De esta forma, dado que varios miembros de la junta directiva eran aficionados al boxeo, se decidió cambiar el nombre al equipo que posteriormente, sería el primer Tricampeón del fútbol salvadoreño.

Admirados ante la gesta de Firpo, los Usulutecos decidieron llenar de esa enjundia y coraje a su naciente institución, y claro, convirtieron al TORO en la mascota del equipo. Esa fue la decisión de personajes como Juan Hinds, Gustavo Denys, Galileño Castañeda y Luis Canelo, entre otros participantes de esa histórica reunión, donde hubo 40 socios fundadores, 19 socios honorarios y 13 colaboradores. Estos fundadores también decidieron adquirir un terreno para construir la cancha del equipo, mismo terreno que hoy alberga al estadio Sergio Torres Rivera.

El 21 de septiembre de 1923, la junta directiva del club presidida por Gustavo Denys, aprobó la moción de cambiar el nombre Tecún Umán por Luis Ángel Firpo.

Firpo en 1923
En aquel momento el plantel de futbolistas del Tecún Umán estaba integrado por: José María Navarrete, Rafael Bonilla, Gregorio Joya, Fidel Arévalo, Adán Hernández, José Ferrer, Rafael González, Fernando Marinero, Salvador Aparicio, Miguel Amador, Mariano Jerez, Juan Melara, J. Vaquero, Roque Solano, Mariano Aguilar, Amilcar Ruiz, Marcos Flores, Alberto Ortiz, Julio Grimaldi, Máximo Flores y Luis Cárdona.

Poco tiempo después, la junta directiva acordó utilizar los colores rojo y blanco para el uniforme y el logo con la figura de un toro en honor al «Toro de las Pampas» del boxeador Luis Ángel Firpo. Más adelante, sería agregado el color azul por el presidente Sergio Torres Rivera.

INICIO DE LOS TORNEOS OFICIALES


El fútbol en aquellos años no tenía una estructura ordenada de competiciones, y los torneos se realizaban por región y con mucha dosis de improvisación y desorden. En medio de tal ambiente, el Firpo comenzó a hacerse su nombre poco a poco, y para los 40s consiguió dos hitos importantes: en la campaña 1941-1942, se alzó como el mejor equipo de la Zona Oriental, al derrotar 2-1 al América de Chinameca; repitió en 1942-1943, cuando superó 5-3 al Corona migueleño, y ademas en 1946.

En ambas ocasiones, el equipo usuluteco se ganó el derecho a disputar una cuadrangular final entre los campeones de oriente, centro y occidente de El Salvador, pero en ambos casos no pudo ante el poderío del tecleño Quequeisque, institución que retuvo el cetro en ambas oportunidades.


Los firpenses repitieron la corona oriental en 1946, pero, en la triangular nacional, quedaron últimos ante el campeón Libertad y el subcampeón Once Municipal, de Ahuachapán.



Pese a que el equipo se desempeñó como tal por varias décadas, la falta de torneos oficiales en el país no le permitían desarrollase de manera profesional. Fue hasta 1942 cuando obtuvo su primer título como mejor equipo de la zona oriental, título que repitió en 1943 y 1946, recibiendo como premio el derecho a disputar un cuadrangular con el resto de campeones de zona del país.

En 1946 Firpo jugó un partido histórico, el 7 de Abril quedaría registrado como el día en que el gran equipo de Usulután tuvo su primer encuentro internacional al enfrentarse en Tegucigalpa, Honduras, al Club Federal Deportivo, con el que Firpo en un partido con mucha garra empató 3 a 3 con hat-trick incluido por parte del Firpense Rafael Gálvez.

En todos esos años, resonaron nombres como Luis "el Loco" Regalado (primer Firpense en llegar a la selección nacional), Ricardo y Miguel Zamora, Leonidas y Lázaro Quinteros, así como los hermanos Ramón y Mario Águila (en los 50s se uniría el menor de esta casta, Roberto Águila. El técnico de esta época era Manuel "el Zancudo" Segurado).

En 1947 hubo un primer intento por hacer un solo torneo nacional entre todos los equipos del país, pero el desorden dirigencial no permitió que esta idea llegara a feliz término. Aun así, los números de Firpo no fueron tan malos en esta experiencia: ganó siete partidos, empató uno y perdió dos.

Fue en 1948, cuando se iniciaron los torneos nacionales oficiales, que logró alcanzar la quinta posición del primer torneo. Pese a su buen desempeño en los siguientes torneos, no consiguió títulos.


EL PRIMER TORNEO OFICIAL


Al año siguiente, específicamente el 19 de septiembre de 1948, se realizó el primer campeonato nacional del país. El Once Municipal quedó campeón en la fecha 22 de las 24 programadas, por lo que las últimas dos no se realizaron; las cuentas del Firpo no fueron malas, pues terminó quinto entre 13 participantes, con nueve victorias, siete empates y seis derrotas.
Firpo en 1950


Firpo, a pesar de las buenas intenciones, no era un equipo económicamente estable, lo cual resentía la estabilidad del plantel y eso se notaba en la cancha. El inicio de los 50s fue poco bonancible tanto en lo financiero como en lo deportivo, pero la historia cambió en la temporada 1955-1956.


En esa campaña, los toros vivieron un emocionante cierre contra el Marte. A falta de dos partidos para el final del torneo, el Firpo tenía 20 puntos por 21 de su rival marciano; aunque los usulutecos ganaron sos dos últimos partidos, el Marte también supo imponerse en sus dos compromisos, y el 9 de abril de 1956 firmó su bicampeonato (había ganado el cetro en 1955). Para la historia, Firpo obtuvo su primer subcampeonato liguero.

                                                                    DUROS TIEMPOS


Lamentablemente, el buen suceso del torneo anterior, no significó un punto de despegue para la institución pampera. La dirigencia no pudo mantener la base que había ganado el subcampeonato, y el equipo sufrió su primer descenso en 1958: se jugó la vida en el último partido del torneo, pero el Dragón lo venció 2-1 y lo mandó a la Liga B.

Bajo el mando del técnico Narciso Romagoza, el Firpo sólo tardó un año en volver al circuito mayor, ya que ganó el campeonato de segunda división 1959-1960, tras imponerse en una triangular a los equipos Renacimiento (Santa Ana) y Platense (Zacatecoluca). En este equipo figuraban jugadores como Félix Quinteros y Roberto Águila.

Sólo fue un paso corto, pues la irregularidad económica del equipo continuó, y vino otro doloroso descenso en 1962.


Tras cuatro años en segunda división, Firpo encontró una nueva generación dotada y volvió a la liga de privilegio en 1967, gracias al esfuerzo de jugadores como el arquero Francisco Contreras, Daniel Martínez, Napoleón Regalado, Ramón Tenorio, Raúl Corcio Zavaleta y Miguel Deras. Además, llegaron refuerzos sudamericanos como Andrés Paretti y Julio Escobar, chileno, quien años más tarde se convertiría en mítico técnico del equipo.

Firpo participó en una dura hexagonal para lograr el boleto de regreso a primera, donde se enfrentó al Dragón, Santa Anita, Rojo y Negro, San Martín y Santos. Al final, los Toros consiguieron siete triunfos, dos empates y sólo una derrota, para 16 puntos (daban dos puntos por victoria) y así superó al Dragón, que acumuló 14. El juego decisivo fue el 5 de noviembre, cuando venció 3-0 al Santos con un gol de Zavaleta y dos del "Túngara" Tenorio.


Pero sólo era un espejismo, la irregularidad de la institución continuaba siendo un adversario, y así el Firpo volvía a perder la categoría en 1968, al terminar décimo y al fondo de la clasificación.


La segunda división fue su morada hasta 1972, cuando de nuevo regresó a la máxima categoría, y desde entonces no ha vuelto a perderla nunca más. Logró el boleto gracias a refuerzos clave: incorporó al goleador Sergio Méndez, Alfredo "el Tajaniche" Erazo y Fausto "el Bocho" Vásquez, del Marte; y a Miguel Míchel Cornejo, del Independiente. En una ronda cuadrangular, en la que se midió contra el migueleño Dragón, los occidentales Huracán y Molino, y a los centrales Atlante y Molsa, al final hubo empate en puntos con el Huracán, lo que obligó a una serie de repechaje entre ambos.


El domingo 4 de febrero de 1973, en Usulután, los toros vencieron 3-1 con goles de Méndez y Erazo; y el 11de febrero, en Atiquizaya, el "Tajaniche" clavó el 1-0 que firmó la visa sin regreso del Firpo a la primera división.


Las década del 70 y los 80 no fueron fáciles para Firpo, se tuvieron muchas dificultades en la primera división y tomando en cuenta que eran épocas en que iniciaban los movimientos para la guerra civil en El Salvador, Firpo lucho siempre librándose por poco de los últimos puestos. Hasta que, en 1982, el grupo volvía al sótano, tras ganar 17 de 52 puntos posibles, con lo que compartió el último lugar con el C.D. Águila. Pero la dirigencia pampera no se quedó con los brazos cruzados, consiguió 25 mil colones, y con el apoyo del dirigente Gustavo Torres Cerna, Firpo compró la categoría del campeón de ascenso, el Agave de San Miguel, con lo que logró mantenerse en primera división.


ESCUDO



Tiempo después, la junta directiva acordó sustituir la figura del toro en la camiseta, e instituir el escudo oficial del equipo. El mismo está formado por un triángulo de lados redondeados, acotado en la parte superior por dos semicírculos; en fondo blanco y letras azules reluce el nombre del club, el cual yace sobre líneas verticales intercaladas de color rojo y azul, con una pelota de fútbol en el medio. Arriba o a los costados del escudo, se colocan tantas estrellas como títulos ha obtenido el equipo. Actualmente contamos con 10 estrellas que representan los 10 títulos de LIGA que posee la institución tricolor.



PRESIDENCIA DE SERGIO TORRES RIVERA


Aunque la historia de Firpo comenzó en los años 1920, la afición usuluteca tuvo que esperar hasta 1987, cuando Sergio Torres Rivera asumió la presidencia del equipo, para comenzar a cambiar su historia y convertirse en una de las escuadras denominadas como grandes y hasta en estos momentos de las más dominantes del fútbol salvadoreño.

En el año 1982, a la dirigencia del equipo se agregó un hombre que supo dedicar su tiempo y dinero para cambiar la pobre trayectoria que el decano del fútbol salvadoreño había logrado hasta ese momento. Con su dedicación, Sergio Torres Rivera y Familia alzaron a L.A. Firpo a los primeros planos del fútbol local y del área centroamericana.


Firpo en 1987
Torres fue el pilar del equipo para cambiar la historia en 1983, y así hizo llegar a jugadores como los canarinhos Luis Nelson de Moraes, Sebastian Pío da Silva y Carlos López Neves, así como el experimentado argentino Guillermo Fisher. El talento nacional tenía su mejor representante Firpense en Francisco Jovel Cruz, un zaguero central de gran calidad. Este grupo mantuvo en alto el nombre de la institución, y así, el objetivo pasó a ser otro: el Firpo ya no pensaba en salvarse del descenso, sino en ser protagonista y alzarse con su primer título de campeón nacional.

La historia pampera sin duda alguna dio un giro con la llegada del empresario Sergio Torres Rivera a su dirigencia, a mediados de los 80s. Su esfuerzo, y sobre todo su amor a Firpo y a Usulután junto con la inyección económica y administrativa que le dio al equipo, resultó en la formación del mejor Firpo de toda la historia.


Firpo en 1991


Con Torres Rivera en las riendas dirigenciales, aparecieron en la órbita pampera jugadores como Miguel "el Flaco" Estrada, Manuel "Cafetín" Ayala, Leonel Cárcamo Batres, Juan "la Chura" Gámez, José María Batres, Néstor "el Ganso" Quintanilla y Osmel Zapata.
Los hijos de don Sergio, Juan y Moisés, funcionaron como buscatalentos en otros equipos del país, y así ficharon a jugadores como Geovanny Trigueros, Nelson "el Recluta" Portillo, Miguel Díaz "la Ardilla" Arévalo, Raúl Ignacio Diaz Arce, Mauricio Cienfuegos, Marlon Menjívar, Edgar "Kiko" Henríquez, Mario Marín Paredes y Carlos "Carlanga" Rivera.



Firpo en 1995
Además, se incluyó giras por Suramérica para identificar de primera mano figuras de talento probado, y así llegaron al equipo los peruanos Martín Duffó y Miguel Seminario, así como los brasileños Fernando de Moura y Antonio "Toninho" Dos Santos.

Gracias a toda este empuje de buena administración y con el fútbol como brújula, el Firpo dijo presente en las fases finales de 1988 al 2000, en el inicio de una época dorada para el Glorioso Toro de las Pampas.

UNA GRAN HISTORIA TRADUCIDA EN GRANDEZA DEPORTIVA


Afiche para el 75 Aniversario en 1998

Así, el Club Sociedad Deportiva Luis Ángel Firpo se coronaría por primera vez en su historia campeón nacional la temporada 1988-1989. Esto sería apenas el comienzo del despertar del DECANO del fútbol salvadoreño, ya que dos años más tarde Firpo conseguiría algo sin precedentes en el fútbol de El Salvador: coronarse Tri-Campeón nacional, en (1990-1991, 1991-1992, 1992-1993). De todas las finales jugadas desde 1989 hasta 2000 Firpo disputó 12, quedando únicamente fuera de dos. En dicha década Firpo consiguió coronarse 6 veces campeón (1988-1989, 1990-1991, 1991-1992, 1992-1993,1997-1998, 1999 y 2000), y también logró 5 subcampeonatos (1989-1990, 1994-1995, 1995-1996, 1996-1997 y 1998). Y tuvo juegos internacionales memorables, tanto en Concacaf llegando a instancias definitivas en los torneos regionales, como asi partidos amistosos de mucha importancia, como lo fue la victoria contra la Juventus de Italia y un partido amistoso jugado con la Selección de Brasil que luego seria Campeona del Mundo en 1994.


Luego, en la década del 2000 y posteriores, Firpo siguió y sigue siendo uno de los mejores equipos de El Salvador y siempre contando con figuras remanentes de la época dorada y actualizando su plantilla con los mejores jugadores del momento del Fútbol Nacional y con promesas. En tal decada, Firpo llego a 9 finales de la Liga Mayor (Clausura 2000, Apertura 2001, Clausura 2003, Clausura 2005, Clausura 2007, Apertura 2007, Clausura 2008 y Clausura 2009, Clausura 2013), siendo subcampeón en 5 ocasiones y coronandose Campeón en 4 ocasiones, en el Torneo Clausura 2000, Apertura 2007, en el Torneo Clausura 2008 (consiguiendo el Bi-Campeonato) y en el Torneo Clausura 2013, se ha participado en la "Concacaf Champions League" y como en la década de los 90s Firpo ha luchado y ha dejado bien parado su nombre internacionalmente así como al país, ya que ha sido un rival difícil para los equipos de Centro y Norte América. Luis Ángel Firpo es siempre uno de los equipos que mas jugadores aporta a la Selección Nacional de El Salvador dado que se trata de contar en el equipo con jugadores de calidad sobresalientes en el medio nacional y se pretende promover jóvenes para que al ser convocados al equipo nacional tenga oportunidades en extranjero, recientemente se ha exportado jugadores importantes de nuestro fútbol a equipos en Europa, Firpo cuenta con 10 títulos nacionales de Liga y en cada torneo es de los animadores mas importantes del Fútbol Salvadoreño y no se rinde ni se rendirá en la búsqueda de mas gloria.



Actualmente y tras una campaña anterior demasiado atípica, inexplicablemente a pesar de los esfuerzos deportivos, económicos y aunque se tuvo una de las mejores plantillas en el futbol nacional y en la primera división, nuestro equipo fue relegado a la segunda división al finalizar el torneo 2013/2014, justo un año después de haber conseguido el campeonato y así la decima corona para la institución.

Luego de los hechos acontecidos en tal campaña, la administración deportiva, económica y absolutamente todo lo relacionado a Luis Ángel Firpo fue cedida a un grupo de empresarios por el plazo de 6 años, ellos toman al equipo en segunda división y en base a trabajo, esfuerzo y dedicación, por medio de un integral proyecto deportivo, llevar a Luis Ángel Firpo de regreso, de ser posible en el plazo de un año, al lugar donde siempre debe estar, en la primera división del futbol salvadoreño.
Es así que una de las primeras acciones fue regresar al equipo a vivir, entrenar y jugar en Usulután, específicamente en el Estadio Sergio Torres Rivera, ya que las administraciones anteriores habían tomado la decisión que el equipo entrenara y viviera en San Salvador y trasladarse hacia Usulután cuando Firpo tuviera partidos de local. Con esta decisión se busca devolver el equipo a su casa y que exista más acercamiento de la afición de la zona con el equipo y así obtener una mayor identidad entre afición y equipo.
Posteriormente este grupo de empresarios adquirió una categoría en la tercera división, con la finalidad de tener un semillero de jugadores Usulutecos y orientales, para eventualmente y tras el desarrollo futbolístico nutrir al equipo mayor y para cazar posibles talentos que en un futuro cercano brillen en el equipo. Se buscara además que la filial de Firpo en tercera división consiga el ascenso a la segunda división.
La historia de LUIS ANGEL FIRPO es basta, y esta llena de altos y bajos, lagrimas de alegria y de tristeza, pero esa garra y esa lucha sin final pase lo que pase, es la que hace a GRANDE a este Club, el cual a pesar de todo nunca se rinde y demuestra su grandeza, este donde este...